Los Inquisidores de Minos

En la cima de la jerarquía de la hermandad se encuentran los Inquisidores de Minos. Implacables, inteligentes, determinados y entregados a la causa hasta las ultimas consecuencias, estos individuos comandan las fuerzas de la hermandad en la caza de aquellos que desafían la voluntad de Minos.
Los inquisidores son reclutados y seleccionados desde muy temprana edad y son entrenados separados del resto de novicios de la orden. Mientras que la formación de un hermano negro puede durar un par de años, es raro que ningún inquisidor empiece su servicio con menos de tres décadas de vida a sus espaldas.
Se les educa en política, economía, estrategia, filosofía, teología y ciencias naturales, así como en los fundamentos de la magia arcana y divina así como en el combate cuerpo a cuerpo. Pero en ultima instancia, los inquisidores son entrenados para encontrar y apresar a los enemigos de la fe.
Capaces de doblegar las mentes débiles y forzar a los deshonestos a decir la verdad, los inquisidores no suelen necesitar recurrir a la tortura salvo en los casos mas excepcionales. Ademas, suelen ser implacables investigadores, muy perspicaces a la hora de reunir pistas y testimonios que condenen a un hereje en un tribunal divino.
Cuando comandan a los hermanos negros, estos sirven al inquisidor con un fervor y tesón impropios de soldados al uso.
Aunque en ocasiones los inquisidores salen de incognito a misiones secretas, lo normal es que esten constantemente acompañados de una escolta de protectores ayudantes y aprendices. Raro es el inquisidor que no tiene a un Adepto por secretario y a tres o cuatro Guardianes negros como escoltas. Ademas, pueden estar comandando tantos hermanos negros como la misión que tengan entre manos requiera.
Si bien son individuos poderosos y excelentes guerreros, el verdadero poder de los inquisidores de hierro negro esta en el poder que tienen sobre los demás. Los contactos en las altas esferas, los favores que la clase media no duda en hacerles solo para que no fijen su atención en ellos, el miedo que inunda los barrios bajos cuando un inquisidor camina por ellos…
Inquisidor
Los Inquisidores de Minos son un excelente enemigo al que enfrentar a tus jugadores en un entorno social donde las limitaciones de la etiqueta no les permitan desenfundar las armas a la primera de cambio.
También son ideales para seguir el rastro de tus personajes mientras estos se enfrentan a la hermandad en un entorno urbano o para hacer las veces de enemigo a largo plazo para los héroes.
Un inquisidor siempre estará detrás de otras personas. Aprovechando al máximo su posición social o a sus soltados. Sin su escolta, un inquisidor es un enemigo trivial para cualquier grupo de aventureros de nivel adecuado. Construye la misma con Soldados de hierro negro, o incluso incluye una Gárgola de Hierro Negro si quieres aportar algo de fuerza bruta al encuentro.
Sin embargo, donde mas brillan los Inquisidores de Hierro negro son como antagonista a largo plazo para tus personajes de nivel bajo. Las capacidades e influencias de un inquisidor son nimias para un héroe experimentado, pero pueden poner en jaque a aventureros menos avezados. Mi recomendación personal es utilizarlo como enemigo de larga duración en una trama de intrigas durante los primeros niveles de juego.
Advertisement

One thought on “Los Inquisidores de Minos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s