Las Maravillosas frutas explosivas de Bungo Varapalo

El viejo Bungo Varapalo fue un celebre druida Gnomo que vivió en las fértiles dehesas de Lannoy hace ya generaciones. Algunos le veian como un pobre ermitaño, otros le consideraban un genio y un visionario. Todos coincidian en que estaba como una cabra. 

A pesar de que realizó portentosos avances en la agricultura y horticultura gran parte de su fama viene dada por su costumbre de arrojar parte de su cosecha a cualquier intruso que se acercase a su jardín. 

Sus dominios, fácilmente reconocibles por estar rodeados de cráteres y arboles semiderribados a causa de sus célebres frutas explosivas, fueron evitados por los habitantes del lugar durante décadas después de su muerte, y el descuido y el abandono han convertido el jardín de Bungo en un lugar de maravillas y muerte donde solo los mas valientes se atreven a entrar. 

Los pocos que han vuelto hablan de un lugar exuberante, donde es tan probable que una fruta cierre tus heridas como que explote en tu mano al recogerla, o insulte a tu madre antes de morderte y salir corriendo.

Las Maravillosas frutas explosivas de Bungo Varapalo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s